La obra de Joaquin Trincado tiene especial trascendencia por cuanto se propuso a rescatar el Espiritismo de la situación de absurda pobreza y raquitismo intelectual en la cual se encontraba, formulándola como una doctrina y singularizándola con el nombre de “Espiritismo Luz y Verdad”.
Esta amplia y completa visión, tanto como profunda convicción de estos principios, lleva a Joaquín Trincado Mateo a fundar 183 aulas (o Cátedras) al momento de su fallecimiento (desencarnación, en el léxico espiritista). Establece también y reglamenta Colonias Comunales, de las cuales “los Libertadores”, “Los Franciscos” y “Colonia Jaime” en Argentina constituyeron un vivo ejemplo de la fuerza y eficiencia de estas doctrinas para resolver la problemática mundial. Enfocado a esto ultimo, Joaquín Trincado, funda la Unión Hispano-Américo-Oceánica, UHAO, en procura de la paz y fraternización de los pueblos hispanos, la cual es firmada el 12 de Octubre de 1921, expresando: “Nuestro alto fin y pensamiento es hacer de todo el mundo una sola familia, con un solo principio y una sola ley”.


Para tal propósito sentó axiomas como: “La existencia de un único creador”; “La existencia e inmortalidad del Espíritu”; “La necesidad de la reencarnación para alcanzar el progreso”; postulo que los mundos son infinitos y el espíritu ha de habitarlos en unión de un alma y un cuerpo, siendo el espíritu primero de esta trinidad y el Creador secundario de las demás formas vivientes, asegurando que “la vida es Eterna y Continuada”.

La EMECU, según su filosofía es la continuadora de la Escuela de los Hesenicos, la cual fue fundada por Moisés, quien entrega sus secretos numerados del 1 al 14, en forma de figura geométrica, lo cual fue llamado “Kábala Secreta”, con el fin de que los detractores, especuladores y espiritualistas no descubrieran estos conocimientos, y al no comprender el significado de estas figuras, les dieran interpretaciones caprichosas, que sus intereses y perspectivas les inspiraran, buscando en ellos lo sobre-natural, el milagro, el super-hombre de Nietzsche. Tales conocimientos postulaban la no existencia del super-hombre, sino del hombre; ni el milagro sino la ciencia y la nesciencia; ni lo sobrenatural, sino la naturaleza: Todo regido por la Ley Universal del Creador, cuyo ejecutor único es el espíritu en su vida eterna y continuada.
La Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal, seguiría la pauta de estos principios, pero ejecutando ya todo lo que fue encerrado en números y figuras, que ya no son ni misterios ni secretos, más que para la ignorancia y la perversidad: para los religiosos y espiritualistas.

La EME de la CU (EMECU o Escuela) busca aclarar todos esos conocimientos basada en axiomas filosóficos austeros, regida por sus estatutos civiles de cada nación y conforme a las constituciones y leyes de los países, cumpliéndolas, en todo lo que no se oponga al libre pensamiento, porque ningún código ni ley puede poner trabas la facultad propia e inalienable de cada hombre de pensar.

La EME de la CU (EMECU o Escuela) es cultural y de enseñanza filosófica, conforme a una “Filosofía Austera Racional”, que abarca todos los conocimientos humanos; y con ayuda de los Libros que componen la Escuela, pasa de los conocimientos humanos o ciencias positivas, entrando en la esencia del espíritu; la cual por solidaridad universal del espíritu, su consecuencia es un espiritismo filosófico; por tanto, el “Espiritismo Luz y Verdad”, es lo que la Escuela sostiene, abarca, defiende y complementando la ciencia y cumpliendo con las leyes y constituciones ; si bien dando puntadas y principios de reforma de las mismas hacia un mayor progreso, buscando la paz y la fraternidad humana, sin distinción de clases, razas, pueblos o naciones, teniendo en cuenta que en el mundo solo hay hombres y mujeres.

La Escuela cambia la concepción alrededor de las ciencias y artes, y demuestra que son hijas del espiritismo, por cuanto llena los vacios de la filosofía y la metafísica, al confirmar la existencia del espíritu como fundamento indispensable de la vida. Establece una tabla de valores con infinitos grados que se deben acrecentar y ubicar a través de catorce economías (Las cuales son explicadas con precisión en la doctrina). Difunde la más elevada política social fundamentada en la fraternidad y en el amor como base del camino eterno hacia la sabiduría. Este orden de aspectos defiende el trabajo productivo; condena la propiedad privada, las fronteras y atavismos de todo tipo, el sostenimiento y el gobierno de las castas.